Empezar a estudiar un nuevo idioma es toda una aventura personal que nos presentará tantas alegrías como frustraciones. Muchas personas empiezan ilusionadas, sin embargo, en el proceso sienten que fracasan, que se estancan y no ven ningún avance. Para evitar esto, debemos aprender a afrontar este estudio sin tropezar una y otra vez con la misma piedra.